Seleccionar página

Se celebra el Día Internacional del Café.

No debe haber argentino ni argentina que no haya probado el café, aunque no tantos sabrán que el 1 de octubre se celebra el Día Internacional del Café. Descubierto hace cientos de años por campesinos que advirtieron que las cabras que comían sus granos se veían más activas, mucho se dice de sus propiedades y de lo que pasa o no cuando uno lo toma. Página/12 habló con el miembro de la Federación Argentina de Cardiología (FAC)y Jefe de Medicina Ambulatoria del Instituto Cardiovascular de Buenos Aires (ICBA), Gustavo Cerezo, para analizar los beneficios y contraindicaciones que suelen aparecer asociados a esta bebida.

La fecha oficial, fijada para el 1 de octubre de cada año, fue establecida en 2015 por la Organización Internacional del Café para homenajear a quienes se encargan de la recolección, lavado, secado, clasificación, tueste, cata y disfrute de este producto en diferentes lugares alrededor del mundo. También es utilizada para promover el comercio justo en el sector. 

Se estima que Argentina se consume, en promedio, 1 kilo de café por persona al año, una cifra pequeña si se la compara con la yerba mate, cuyo promedio anual per cápita se encuentra entre los 6 y 7 kilos. Sin embargo, en los últimos años, la cultura del café ha ido creciendo en Argentina, con la aparición de cafeterías de especialidad, sommeliers y una actitud más exigente por parte de les consumidores.

Cuál es la cantidad de café recomendada

Las cantidades de café aconsejadas, explicó a este diario el miembro de la FAC, varían según las condiciones de salud de cada persona. “Si el paciente tiene alguna enfermedad para la cual está contraindicado el café, como esofagitis por reflujo, gastritis, úlcera gastroduodenal, colitis ulcerosa o colón irritable, por ejemplo, la recomendación de los médicos es que no tome café, y a veces tampoco té ni mate”, ya que también contienen cafeína, señaló Gustavo Cerezo (MN 66559). 

Para les pacientes con enfermedades cardiovasculares, la dosis “que no está contraindicada” es dos pocillos al día. “El café aumenta la frecuencia cardíaca y la presión arterial. Como eso es directamente proporcional a la cantidad que se toma, la sugerencia es ser medido. Con dos pocillos no debería haber ningún inconveniente”, aseguró.