Seleccionar página

Rey Richard es una película familiar que conmueve e inspira, pero…

Hoy se estrena Rey Richard: Una Familia Ganadora (King Richard)  biopic estelarizado por Will Smith en el que se presenta la vida de Richard Williams, padre de las estrellas del tenis Serena y Venus Williams. La película que fue retrasada por la pandemia hoy llega a los cines de toda Latinoamérica para conquistar con su carisma y servir de inspiración familiar para la temporada.

La película es una mezcla entre un drama deportivo y una película biográfica. Cuenta como es que Richard Williams (Will Smith) se las ingenió para entrenar a Venus y Serena a pesar de tener una familia numerosa con limitaciones económicas y otras 3 hermanas que alimentar y cuidar. A pesar de eso, Richard logró superar todos los obstáculos financieros y limitaciones sociales para poder hacerlas estrellas de un deporte que se consideraba exclusivo para gente blanca de muchos recursos. 

Cuando los recursos comenzaban a faltar, el espíritu de Richard nunca se vino abajo y desde que las hermanas eran pequeñas él trazó un plan con el que se convertirían en las mejores del mundo. En su plan era importante que ellas fueran entrenadas por los mejores entrenadores de tenis, por lo que Richard comenzó a mandar videocintas de la forma de jugar de sus hijas a fin de que un entrenador de renombre las adoptara. 

Así, después de probar con varios entrenadores, logran llamar la atención de Rick Macci (Jon Bernthal) y con él como guía están a un paso de llegar a las competencias internacionales, sin embargo, la novatez de sus hijas podría ser el primer obstáculo en su carrera y una derrota significaría el fin del plan que él había planteado desde el principio.

Una de las cosas que llama la atención de esta cinta es que tanto Will Smith como las hermanas Williams fueron los productores ejecutivos de la película. Ellas habían condicionado su participación a que el film fuera de su agrado. Por esta razón es que podemos entender varias decisiones que se tomaron para contar esta historia:

En primer lugar, es una historia típica de superación personal. No necesitamos ser expertos para saber que todo lo que se plantea en la cinta se logró en verdad. Y es por eso que no hay sorpresas en cuanto a lo que hay que esperar de la historia. Sin embargo Zach Baylin quien debuta como escritor con esta cinta, sabe muy bien equilibrar la historia con momentos de tensión deportiva y es ahí donde la película logra sus mejores momentos. Los duelos de tenis logran ser muy emocionantes gracias a la mano del joven director Reinaldo Marcus Green  y lo logra equilibrar con el drama que recae en Will Smith quien logra entregar una actuación muy diferente a la que nos tiene acostumbrados pero que es muy efectiva. Sus coestelares como Jon Bernthal, Aunjanue Ellis, las debutantes Saniyya Sidney y Demi Singleton logran estar al nivel para presentar momentos muy emotivos.

Pero…

Por lo motivos antes mencionados, se entiende que el personaje de Richard Williams sea tratado con pinzas, su mayor error es ser muy perfeccionista y mandón con sus hijas despojándolas de su niñez con tal de apegarse al plan que él ha diseñado y que repite sin cesar durante toda la película. Sin embargo, y como lo señalaron las verdaderas hermanastras de las Williams, no se profundiza en su pasado. Vagamente se menciona que antes tenía una familia que abandonó, y que la mayoría de las decisiones estaban basadas en la ganancia que iba a tener a costa de sus hijas. A pesar de eso los admiradores de las hermanas Williams y los padres que busquen algo mejor para sus hijos encontrarán motivos para salir inspirados de la sala.

Conclusión…

King Richard es una película inspiradora, si bien como biopic puede que sea complaciente, a manera de inspiración nos muestra el gran trabajo que hizo este padre de familia para convertir a sus hijas en las mejores del mundo.

La actuación de Will Smith es de las mejores que ha entregado en los últimos años desde Alí. El guion combina a la perfección momentos muy emocionantes centrados en el deporte con el drama de la vida real. Es la película perfecta de la temporada para ver en familia, inspiradora y conmovedora y que pone a Will Smith en la antesala de otra nominación al Oscar.