Seleccionar página

OCURRIÓ UN 9 DE ABRIL

OCURRIÓ UN 9 DE ABRIL
1812:Se prohíbe la introducción de esclavos en el territorio.
Un decreto del Triunvirato del 9 de abril de 1812 establecía el fin del comercio de esclavos, y un año después la Asamblea Constituyente declaró personas libres a los hijos de madres esclavas, pero había que esperar a 1853 para la abolición definitiva en términos constitucionales. El 14 de mayo de 1812 el gobierno ordenó publicar en la Gazeta “el decreto superior del 9 de abril (solicitado por el cabildo) sobre la prohibición de la introducción de los esclavos”.
“Se prohíbe absolutamente la introducción de expediciones de esclavatura en el territorio de las provincias unidas”, dice el artículo 1 del decreto, que finaliza con un llamado a los ciudadanos en el que hace alusión a un nuevo aniversario del 25 de mayo de 1810.
Pero la esclavitud seguía siendo un modo de explotación y el comercio interno una forma de adquirir esa mano de obra, porque ninguna de las medidas reconocía el derecho a la libertad incondicional de los esclavos.
Así es como en diarios de la época y décadas siguientes se publicaban avisos de compra de esclavos para distintas tareas, en tanto, muchos formaban parte de las milicias con la esperanza de obtener la libertad aunque pocos fueron los que la lograban, muchos porque morían y otros porque se la negaban.
Cómo llegaban los esclavos a estas costas, cómo vivían y cómo los explotaban, forma parte del horror de esa larga y dolorosa historia de la dominación colonial en América, que no finaliza, ni con la emancipación ni por un sentimiento humanitario de las clases que detentaban el poder, sino por nuevas necesidades económicas marcadas por el desarrollo de la industria en el mundo.
“Si bien es cierto que en el Río de la Plata la llegada de esclavos no tuvo la cuantía que registró en zonas como el Caribe, el sur de los Estados Unidos y Brasil, no obstante esta presencia fue numerosa y más amplia de lo que suele pensarse”.
Así lo afirma el especialista Omer Freixe en una investigación publicada en `Todo es Historia`, donde plantea que unos 250.000 esclavos ingresaron entre 1580 y 1810 a Buenos Aires y Montevideo.
A su vez, el historiador Ricardo Rodríguez Molas sostuvo en sus investigaciones que la población negra en el Virreinato del Río de la Plata alcanzaba a comienzos del 1800 el 40 por ciento, y distintos registros sostienen que en el interior las cifras eran superiores, como en Santiago del Estero donde había un 70 por ciento o Córdoba, Chaco y algunas zonas del noroeste donde alcanzaba el 50 por ciento.
Las cifras varían según los distintos registros, aunque todas revelan el fuerte componente africano en el desarrollo del trabajo y de la cultura regional.
Esta situación se enmarca dentro de un contexto signado por la llegada forzosa a América Latina de unos 10 o 12 millones de africanos, mientras otros 50 millones morían en altamar.
Desde el puerto de Buenos Aires, en donde se desarrolló un importante movimiento ilegal de tráfico de esclavos, los africanos eran trasladados mayoritariamente al interior de la región, a Chile y a Perú mientras otros quedaban en la ciudad.
La investigación de Freixe cita a un médico de la época que en 1804 describe las condiciones en que llegan luego de haber sido `capturados` en el interior africano, llevados a distintos puntos costeros y embarcados rumbo a América.
“Los negros llegan a la costa con todos los elementos de la enfermedad. Retenidos por grillos y bozales por muchos meses, bebiendo poco, comiendo raíces, frutos silvestres y toda sabandija, desfallecidos por el calor y las fatigas de las marchas, expuestos a todas las intemperies, llegan a Mozambique casi exhaustos.” Luego cruzaban el océano hacinados en condiciones de total insalubridad y muchos morían en el viaje por asfixia, aplastados, o por enfermedades y eran arrojados al mar; y los que llegaban eran distribuidos por el territorio y vendidos en los mercados.
En el caso de los mercados porteños, hubo quejas permanentes del Cabildo para trasladarlos fuera de la ciudad, porque a causa de las condiciones en que llegaban los esclavos, eran focos de enfermedades y fuertes olores.
En este contexto y bajo el influjo de las nuevas inquietudes independentistas y las corrientes europeas, llega el decreto de 1812, la Asamblea del año XIII y la Constitución del `53.
Un antecedente se registraba en este proceso: Inglaterra, que lideraba el proceso industrialista y tenía nuevas exigencias económicas y comerciales, había prohibido la trata en 1807.
1815:Muere el coronel Tomás de Allende.
Fue gobernador intendente de Salta en 1811, en 1813 se desempeñó como secretario de Guerra y en 1814 fue destinado al Ejército del Norte. Había nacido en Salta el 30 de agosto de 1778.
Tomás de Allende fue un militar y funcionario argentino que tuvo una participación central en el fracaso de la Contrarrevolución de Córdoba de 1810 lo que le valió el nombramiento de gobernador intendente de su provincia natal.
Tomás Manuel Bailón de Allende y Torres nació en Salta el 30 de agosto de 1778, hijo del sargento mayor Pedro Lucas de Allende, Caballero de la Real Orden de Carlos III, comerciante principal y funcionario, y de María Javiera de Torres y Funes. Entre sus hermanos menores destacaron el militar Faustino Allende y el sacerdote Saturnino Allende.
Pese a ser pariente del coronel Santiago Alejo de Allende, quien apoyó al gobernador de Córdoba Juan Gutiérrez de la Concha y a Santiago de Liniers en su contrarrevolución, Tomás apoyó decididamente al movimiento patriota. Cuando el Ejército Auxiliador enviado por la Primera Junta a las órdenes del coronel Francisco Ortiz de Ocampo tomó el control de la ciudad, Tomás de Allende recibió el 2 de setiembre de 1810 de la Junta Gubernativa los despachos de coronel de ejército y el compromiso de recibir un cargo acorde a su rango “y al patriotismo con que se ha consagrado a la causa grande de estas Provincias“.
Asegurada la adhesión de la Intendencia de Salta a la Revolución de Mayo, cuando el auditor de guerra de la Expedición Auxiliadora doctor Feliciano Antonio Chiclana, quien había sustituido a Nicolás Severo de Isasmendi, último gobernador realista de Salta, marchó a Potosí el 3 de noviembre de 1810 y tras declinar el puesto Juan José Fernández Campero y Herrera marqués de Valle de Tojo, la Junta nombró a Tomás de Allende.
El 3 de diciembre de 1810 asumió las funciones de gobernador intendente de Salta, pero su mandato sería breve. Pocos días después, el 18 de diciembre la Junta Grande se convertía en el nuevo ejecutivo de la revolución y siguiendo sus directivas para la organización de las provincias, el 8 de marzo de 1811 se estableció en Salta la Junta Provincial Gubernativa integrada por Antonio Arias y Velásquez, Juan José Fernández Cornejo, Francisco Aráoz y Juan Antonio de Moldes, bajo la presidencia de Tomás de Allende en su carácter de gobernador intendente.
Durante ese período tras una invasión de indios del Chaco al territorio de Jujuy, el cabildo de esa ciudad envió detenidos a algunos de los responsables a disposición de la Junta de Buenos Aires. Dado que Jujuy dependía de Salta, Allende declaró cesantes a varios miembros del cabildo jujeño, entre ellos al alcalde de segundo voto Julián Gregorio de Zegada, lo que generó nuevos reclamos populares de autonomía y la designación el 7 de mayo de 1811 de Zegada para que se trasladara a Buenos Aires a plantear el reclamo, que no fue aceptado por la Junta.
Finalmente, debilitada su autoridad en la Junta y comprometido con el partido morenista, dejó el puesto el 11 de julio de 1811 y pasó posteriormente a Buenos Aires.
Tras la formación del Segundo Triunvirato en 1812 Allende ocupó las funciones de Secretario de Estado en el Departamento de Guerra y Comandante de los Escuadrones de Caballería de Buenos Aires. Convocada la Asamblea General Constituyente del Año 1813 fue designado representante por Córdoba. Fue ascendido a sargento mayor y luego a coronel efectivo.
Falleció en Potosí el 9 de abril de 1815.
1816:Se separa del mando del ejército al general Manuel Belgrano.
En su reemplazo asumió el general Díaz Vélez. En el acuerdo, firmado en la capilla de Santo Tomé por el representante de Buenos Aires, el general Eustaquio Díaz Vélez, y el de Santa Fe, Cosme Maciel, se acordó que se retiraran las tropas de Buenos Aires del territorio de Santa Fe y se depusiera el Director Supremo del Estado.
Vuelto a Buenos Aires, luego de su misión diplomática en Europa, el general Manuel Belgrano fue designado por su sobrino político, el Director Supremo Ignacio Álvarez Thomas, como jefe del Ejército destacado sobre la Provincia de Santa Fe, a fin de asegurar el retorno de la misma al seno de las Provincias Unidas, tras haber sido adherida por la fuerza a la “Liga de los Pueblos Libres” encabezada por el caudillo oriental José Gervasio Artigas.
Arribado a destino, Belgrano envió al segundo jefe de su ejército, y antiguo subordinado suyo, el general Eustoquio Díaz Vélez, para que buscara un entendimiento con los montoneros de Santa Fe y su gobernador artiguista, Francisco Rodríguez.
El 9 de abril de 1816, Díaz Vélez firmó en la Capilla del Paso de Santo Tomé un tratado con el representante santafecino y viejo amigo de Belgrano, Cosme Maciel, el mismo que, según la tradición, habría izado por primera vez, la Bandera creada por Belgrano en las barrancas de Rosario, en febrero de 1812. En este pacto, los firmantes, actuando fuera de sus facultades el primero de ellos, convinieron en traicionar al amigo común, el general Belgrano.
Expresaba ese documento que, «con el más sincero deseo de hacer la paz, de consolidar la unión, y de cortar de raíz la guerra civil en que el despotismo y arbitrariedad del Director de Buenos Aires Don Ignacio Álvarez había envuelto las dos provincias, acordaban: 1º separar del mando de las tropas al general Belgrano; 2º que el general Díaz-Vélez fuese reconocido como general en jefe de los dos ejércitos, ya fuese para retirarse al otro lado del Carcarañá, si era perseguido, ya para marchar con ellos sobre Buenos Aires, a destituir al Director mencionado y auxiliar al pueblo a fin de que se diese un nuevo gobernante».
De un plumazo, Díaz Vélez se cargó a Belgrano, al ejército y al propio Director Supremo, al tiempo que se aseguraba para sí la jefatura de las tropas. Se trató, nada más, ni nada menos que de un golpe palaciego, intentado por los enemigos del Director, en el Ejército, del cual Belgrano tuvo que pagar los platos rotos. Como dijera Mitre, «en consecuencia de esta revolución hecha en connivencia con el enemigo, Belgrano fue depuesto y arrestado en su campo, y al siguiente día se le intimó, con arreglo a lo pactado, que debía retirarse a Buenos Aires».
Cuando la noticia del levantamiento llegó a la Capital, Álvarez Thomas dio un portazo y renunció de inmediato y, refiere Mitre, «la Junta de Observación nombró para sucederle al General D. Antonio González Balcarce, hombre íntegro y de carácter rígido, vasado en el molde de Belgrano, pero de limitados alcances en política, y con más resolución en el campo de batalla, que en el consejo».
En cuanto a Belgrano, liberado de la carga que le significaba encabezar un ejército donde no era querido, ni obedecido, y sin voluntad de permanecer en una ciudad donde nadie lo defendía, ni le importaba la gravedad de lo que acababa de ocurrir, «hacía tiempo tenía fijas sus miradas en el Congreso Nacional que debía reunirse en Tucumán, como en la única tabla de salvación, en medio de aquella tempestad deshecha» (narra Mitre).  Y agrega: «…después de su instalación [el 24 de marzo] (Belgrano) había sido llamado con insistencia por algunos de los congresales para que los ayudase con sus luces y los apoyase con su nombre».
Resolvió entonces Belgrano, sigue diciendo Mitre, «trasladarse al teatro de su antigua gloria, con el firme propósito de continuar trabajando en bien de la patria. Triste, pero no desalentado, se puso en viaje, [y] llegó a Tucumán, donde desde luego se hizo el centro de todas las afecciones, y el nervio de las deliberaciones del Congreso«.
Vicente Fidel López señala que «Belgrano llegó a Tucumán el 5 de Julio, y el 10 se tiró el decreto nombrándolo general en jefe del ejército acantonado en Jujuy», en remplazo de Rondeau. El propio Belgrano, en carta a Bernardino Rivadavia, el 8 de octubre de 1816, dice: «Al día siguiente de mi arribo a ésta, el Congreso me llamó a una sesión secreta…». Sesión secreta que tuvo lugar el 6 de julio. La noticia de la llegada de Belgrano corrió como reguero y alteró la vida plácida de los habitantes de la pequeña ciudad. Muchos de los congresales, el propio Director Supremo, Juan Martín de Pueyrredón y el gobernador de la Provincia, Bernabé Aráoz, deben haber acudido a saludarlo, transmitirle su afecto y solidaridad, y escuchar lo que el prestigioso general tenía para decirles sobre la situación política en la capital, y en Europa; donde había estado hacía pocos meses.
1819:Muere en Buenos Aires el doctor Mariano Boedo.
Mariano Joaquín Boedo (Salta, 25 de julio de 1782-Buenos Aires, 9 de abril de 1819) fue un abogado y político argentino, diputado por Salta en el Congreso de Tucumán de 1816.
Hijo de Manuel Antonio de Boedo y García, oriundo de Galicia, y de la salteña María Magdalena de Aguirre y de Aguirre Calvo de Mendoza, quien descendía en línea directa por vía paterna y materna de Francisco de Aguirre, conquistador de Chile y de su madre, Constanza de Meneses, una descendiente en vía directa de Juan Alfonso Tello , IV conde de Barcelos y I de Ourém, y de Guiomar Lopes Pacheco una bisnieta de Sancho IV rey de Castilla y de León. Constanza de Meneses; de modo que la madre de Francisco de Aguirre pertenencía a la antigua e ilustre Casa de Meneses. La Casa de Meneses es un linaje nobiliario español originario de la Corona de Castilla y con importantes ramas en el reino de Portugal, con los marqueses de Marialva, de Cila Real y los duques de Camiña.
Mariano Joaquín Boedo se recibió de abogado en 1805 después de estudiar en el seminario de Loreto, en Córdoba y en la universidad de Chuquisaca. Se casó con Javiera Lesser del Castillo.
Fue secretario de la Real Audiencia de Buenos Aires y amigo de Mariano Moreno. Cuando regresó a su ciudad natal se dedicó a la política, adhiriéndose a la Revolución de Mayo en el Cabildo Abierto que se reunió para tratar dicho movimiento. Juan Martín de Pueyrredón, en ese entonces gobernador de Córdoba, lo nombró asesor letrado y quedó a cargo de la Intendencia cuando aquel fue designado presidente de Charcas. Fue agente de Martín Miguel de Güemes durante las desavenencias de este con José Rondeau, motivado por los conflictos con Jujuy, en 1815, suscribiendo el correspondiente tratado entre ambas partes.
Junto con José Moldes y José Ignacio de Gorriti fue designado diputado por Salta al mencionado Congreso de Tucumán. Siendo designado vicepresidente el 1 de julio de 1816, firmó como tal la declaración de la Independencia el 9 de julio de ese año. Intervino destacadamente en debates de importancia del Congreso y fue presidente del mismo en 1817. Al siguiente año dejó su banca por problemas de salud y regresó a su provincia. No volvió a ocupar cargos públicos y retornó a Buenos Aires donde falleció en 1819. Sus restos se hallan en la Iglesia de San Francisco.
1891:Nace en Tucumán Benjamín Matienzo, pionero de la aviación argentina.
Murió al intentar cruzar por aire la Cordillera de los Andes desde Mendoza el 20 de junio de 1919.
Nació el 9 de abril de 1891 en San Miguel de Tucumán, hijo de Benjamín Matienzo, jurista y magistrado y de Adela López. Cursó sus estudios en el Colegio Nacional de San Miguel de Tucumán y en 1909 ingresó al Colegio Militar de la Nación. Continuó con su carrera militar hasta alcanzar el grado de Teniente. Posteriormente ingresó en la Escuela de Aviación Militar de El Palomar, Provincia de Buenos Aires, debido a su creciente interés en la naciente actividad aeronáutica.
Junto con los aviadores Pedro Zanni y Antonio Parodi, se propuso cruzar por primera vez la Cordillera de Los Andes desde Mendoza.​ Después de varias tentativas frustradas por el mal tiempo, el 28 de mayo de 1919, los tres aviadores partieron en su raid con sus respectivas aeronaves. Matienzo lo hizo en un Nieuport 28 de 165 HP, de origen francés. El mal tiempo complicó la travesía, por lo que Zanni y Parodi decidieron regresar. Matienzo, sin embargo, continuó con su viaje, decisión que le costaría la vida.
Sus restos fueron encontrados en noviembre de 1919 a 4000 metros de altura; se había visto obligado a aterrizar e intentó regresar a pie, pero murió congelado, posiblemente en la noche del 28 o en la madrugada del 29 de mayo. Fue sepultado en el Cementerio del Oeste de Tucumán. Su avión fue encontrado en el año 1950.​
En su honor, el aeropuerto internacional de la capital de su provincia natal lleva el nombre de Teniente Benjamín Matienzo. La base Matienzo en la Antártida Argentina y la Operación Matienzo le tienen como epónimo. Muchas escuelas en la Argentina llevan su nombre.
1893:Muere en Buenos Aires Manuel Ricardo Trelles.
Manuel Ricardo Trelles (Buenos Aires, 7 de febrero de 1821 – íd., 9 de abril de 1893) fue un historiador, archivista y bibliotecario argentino, organizador de la Biblioteca Nacional y fundador del Archivo General de la Nación, ubicado en Buenos Aires.
Era hijo de María Andrea Laprida y de Francisco Trelles, comerciante y marino que tuvo un papel destacado en la reconquista y defensa de Buenos Aires durante las Invasiones Inglesas al Río de la Plata y como armador en la Guerra del Brasil.
En su juventud ocupó diversos cargos públicos y ejerció como profesor de educación secundaria. En 1852 colaboró en la publicación de la versión de ese año del Diccionario de la lengua española de la Real Academia Española con un catálogo de términos americanos.
Desde mediados de la década de 1850 fue director del Departamento de Estadística de la Provincia de Buenos Aires, al que dio un gran impulso, organizando censos parciales y estadísticas económicas. Fundó el Registro Estadístico de Buenos Aires, y colaboró en su edición hasta su muerte.
En 1858 fue nombrado senador provincial y al año siguiente miembro de la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires.
Fue director del el Archivo General del Estado de Buenos Aires, que a fines de 1862 pasó a ser el Archivo General de la Nación, y se dedicó a organizar sus colecciones en forma metódica; fue quien más aprovechó la enorme colección que había reunido y comenzado a clasificar Pedro de Angelis en la época de Rosas. Entre sus méritos se destaca una tenaz búsqueda de documentos públicos que estaban en poder de particulares.
Como anexo al Archivo de la Nación, reunió medallas y otros objetos, con los que comenzó a reunir un museo, del que más tarde surgió el Museo Histórico Nacional.
Como historiador, publicó por la prensa nacional e internacional muchos artículos de los temas más variados, especializándose en arqueología y en la historia del descubrimiento y conquista del Río de la Plata. En una de sus publicaciones más conocidas – y controvertidas – atribuyó el descubrimiento del Río de la Plata al navegante portugués Diego García. Se le atribuía conocer la historia de cada uno de los acompañantes de Juan de Garay, y que podía dibujar de memoria el plano de la ciudad para cualquier año a partir de su fundación.
Realizó también publicaciones sobre los litigios de límites en que se vio envuelta la Argentina, basadas en documentos de la época hispánica. En sus ratos libres se dedicaba a la pintura, y también reunió una valiosa colección de cuadros de pintores argentinos y extranjeros. Era miembro de varias academias de historia de todo el mundo.
En 1875 fue nombrado director de la Biblioteca Pública de Buenos Aires, actual Biblioteca Nacional, que organizó con paciencia y tenacidad, logrando valiosos avances en la accesibilidad de los libros y documentos contenidos; derivó muchos papeles públicos que encontró en la Biblioteca al Archivo. Inició la publicación de la Revista de la Biblioteca Pública de Buenos Aires.
Se retiró de todo cargo público en 1884, aunque siguió colaborando en las publicaciones que había fundado hasta poco antes de su fallecimiento, ocurrido en abril de 1893.
Una calle de la ciudad de Buenos Aires, del barrio de La Paternal, recuerda a Trelles.
1948:Con el asesinato del líder colombiano Jorge Eliécer Gaitán se inicia una violenta revuelta conocida como el Bogotazo.
Se conoce como El Bogotazo a una serie de disturbios ocurridos en la capital de Colombia, Bogotá, que fueron consecuencia del magnicidio al líder del Partido Liberal, Jorge Eliécer Gaitán, ocurrido el 9 de abril de 1948.
El presunto autor material del magnicidio, Juan Roa Sierra, fue perseguido y agredido por una multitud que posteriormente arrastró su cadáver hasta la Casa de Nariño.​
La ola de protestas, que se expandió a otras ciudades y regiones del país, desencadenó el inicio de la época conocida en el país como «La Violencia», que terminó diez años después, en 1958. Las consecuencias, sin embargo, duraron más de lo imaginado por medio del conflicto armado interno que ha tenido como protagonistas a la Fuerza Pública, a grupos guerrilleros y paramilitares, bandas criminales y Narcotráfico en Colombia.
Las consecuencias inmediatas del Bogotazo el 9 de abril de 1948 fue el asedio por tres días de violentas protestas, desórdenes y represión. Un levantamiento popular en armas se dirigió al Capitolio Nacional para exigir la renuncia del presidente conservador Mariano Ospina Pérez. Parte de la muchedumbre, aprovechando los disturbios, se olvidó del magnicidio y su rabia se descargó sobre los locales del centro de la ciudad, en donde realizaron varios saqueos, incendiaron y destruyeron los tranvías, iglesias, edificaciones importantes y asaltaron locales. La ciudad quedó semidestruida.
Simpatizantes liberales de la policía se sublevaron y repartieron armas a la revuelta, mientras que otra parte de la policía abrió fuego sobre las protestas. Los disturbios se extendieron por toda Colombia en donde fueron atacada las sedes conservadoras de distintas regiones.
Debido a la presencia de tantos líderes extranjeros por la conferencia panamericana que dio nacimiento a la OEA la noticia se extendió por todo el mundo y empezaron algunas investigaciones provenientes del exterior con muchas suposiciones del autor intelectual como: los conservadores, la CIA o el gobierno de Mariano Ospina Pérez.
El saldo de víctimas varía de entre 500 y 3 000 personas; los daños materiales por los incendios fueron de 142 construcciones, incluyendo casas particulares, hoteles del centro de Bogotá. Algunos edificios, como el Observatorio Astronómico Nacional y la Plaza cultural la Santamaría, se salvaron gracias a estar alejadas del centro de las manifestaciones.
1952:El gobierno de Hugo Ballivian es derrocado por la revolución nacional boliviana.
Hugo Ballivián Rojas (La Paz, Bolivia; 7 de junio de 1901 – La Paz, Bolivia; 15 de julio de 1996) fue militar y político boliviano, fue presidente de facto de Bolivia desde el 16 de mayo de 1951 hasta el 9 de abril de 1952, también fue embajador de Bolivia en Francia y España
Hugo Ballivián Rojas nació en la ciudad de La Paz el 7 de junio de 1901, sus padres fueron José Ballivián y Concepción Rojas.
Realizó sus estudios superiores en el Colegio Militar del Ejército, ocupó distintos cargos militares, los de: Jefe de Ejército en Campaña (en la guerra del Chaco), Comandante de la Región Militar Nº 1 de La Paz, Comandante del Colegio Militar y además fue agregado militar en distintas embajadas bolivianas.
Fue elegido por la Junta Militar para ocupar el cargo de presidente, cargo que se daba, siempre, al Comandante del Ejército (en ese entonces Ovidio Quiroga Ochoa; que se dice no se llevaba bien con la junta), hecho del cual no se dio razón. Asumió el cargo el 16 de junio de 1951, día en el que se dispuso la anulación de las elecciones (realizadas el pasado 6 de junio del mismo año), además fue decretado el estado de sitio y dio inicio una persecución a la militancia movimientista.
Muchos de sus ministros quisieron expulsarlo del cargo (especialmente el de trabajo) ya que la mayoría de ellos se consideraban “presidenciables”.
1953:Se suicida Juan Duarte, hermano de Eva Duarte de Perón, y secretario privado del general Juan Domingo Perón.
Juan Ramón Duarte IbargurenJuancito (n. Los Toldos, Buenos Aires, Argentina, 1914 – Buenos Aires, Argentina, 9 de abril de 1953) fue un político argentino, hermano mayor de Eva Perón que se desempeñó como secretario privado del presidente Juan D. Perón.
Fue empresario del cine y gestor del Fondo de Fomento Cinematográfico, institución que tuvo un papel fundamental en el desarrollo del cine argentino a lo largo de su historia. Fue empresario de cine, tenía el 25% de las acciones de la empresa Argentina Sono Film y gran parte de la empresa Emelco. Gestionó y firmó el contrato de creación del Fondo de Fomento Cinematográfico, institución que tuvo un papel fundamental en el desarrollo del cine argentino a lo largo de su historia.
Falleció de un disparo en la cabeza, como consecuencia de un supuesto acto suicida.
1963:Muere en una isla en el Tigre Xul Solar, seudónimo de Oscar Agustín Alejandro Schulz Solari.
Destacado pintor, fue también músico, frecuentó la astrología y el esoterismo, y hasta inventó una lengua. Había nacido en San Fernando el 14 de diciembre de 1887.
Sus padres fueron Emilio Schulz (alemán báltico) y Agustina Solari (italiana). Tuvo una hermana menor, Sara, que falleció de fiebre tifoidea, enfermedad que él también padeció. Cursó sus primeros estudios en el Colegio Francés Fermy y luego en el Colegio Inglés. Comenzó estudios de violín, pero luego debió abandonarlos a causa de sufrir un accidente de caballo.​
Después de su niñez en San Fernando, su familia se muda a Capital Federal donde asiste al Colegio Nacional Sección Norte del barrio de Palermo. Trabajó colaborando con su padre, que era ingeniero de la Penitenciaría Nacional.
En 1905 comienza la carrera de arquitectura, que dos años después abandonaría.
En el ámbito familiar existía un gran interés por la música, su padre tocaba la cítara y su abuelo había sido pianista. Xul Solar, aprendió a tocar estos dos instrumentos y gustaba de las composiciones de Bach y de Wagner. Sentía inclinación por la música y las artes plásticas, más adelante se interesaría por los idiomas, las religiones y la astrología; entre otras disciplinas.​
Hacia 1911 concurre frecuentemente a espectáculos musicales; alienta, a su amigo Juan de Dios Filiberto a compenetrarse con el ámbito de la música sinfónica. Filiberto rememora años después, la noche en que Xul lo lleva a escuchar la Novena Sinfonía de Beethoven al Teatro Colón. También, entabla amistad con el maestro italiano Vicente Scaramuzza, profesor de piano en el Conservatorio Nacional de Música de Buenos Aires, dirigido por Alberto Williams
El 9 de abril muere en su casa del Tigre. Sostenía en sus manos, un rosario de setenta y una piezas talladas en madera, que él mismo había coloreado, con la cruz de Caravaca. Lo acompañaba su esposa Lita. En el entierro Borges pronuncia un discurso. En el mes de octubre se realiza la exposición retrospectiva “Homenaje a Xul Solar 1887-1963” en el Museo Nacional de Bellas Artes. con prólogo de Borges en el catálogo y la exhibición de noventa y tres obras
1995:Alberto Fujimori es reelegido como presidente del Perú.
Debido a que la nueva Constitución Política permitía la reelección presidencial; Fujimori pudo presentarse en las Elecciones Generales de 1995, siendo reelecto con el 64% de los votos al vencer al exsecretario General de las Naciones Unidas Javier Pérez de Cuéllar.
En junio de 1995, tras haber sido reelegido mayoritariamente, Fujimori promulgó una ley de amnistía dada por el Congreso Constituyente Democrático de mayoría fujimorista. Tal ley cerró todos los juicios e investigaciones en curso y futuras sobre violaciones a los derechos humanos cometidas por los agentes estatales durante el periodo de violencia. La amnistía incluyó, asimismo, a los agentes estatales envueltos en el reciente conflicto fronterizo con el Ecuador, por una parte, y, por otra, a los generales que al mando de Jaime Salinas Sedó intentaron restablecer el orden constitucional de 1979 el 13 de noviembre de 1992. El cumplimiento de la ley permitió la liberación de Santiago Martín Rivas y otros miembros del Grupo Colina.
2003:Tropas estadounidenses entran en Bagdad. Cae el régimen iraquí de Saddam Hussein.
Un 9 de abril, una imagen recorría los medios de todo el mundo. Era el derribamiento de la estatua del líder político y militar iraquí, Saddam Hussein, ubicada en la Plaza Firdos de la ciudad de Bagdad. El hecho, en el que participaron marines estadounidenses y civiles iraquíes, marcó la caída del régimen del dictador tras 24 años en el poder. Desde entonces, el país ha festejado el día con un feriado llamado “Día de Bagdad”.
Tres años después del hecho, el 30 de diciembre de 2006, Hussein fue asesinado en la horca por crímenes contra la humanidad. Fue el desenlace de un juicio de dos años que comenzó al encontrar el paradero del dictador, tras unos meses escondido al ser expulsado del poder por las tropas estadounidenses y británicas en la Guerra del Golfo, un conflicto bélico entre Irán e Irak por el control de la frontera que el propio Hussein llamaba “La madre de todas las guerras”.
Al comienzo del conflicto, entre 1980 y 1988, Irak había contado con el apoyo de los países árabes moderados, las monarquías del Golfo Pérsico y países de  Occidente, pero, en la segunda etapa, ante la invasión de Irán por parte de Irak, una coalición internacional dirigida por Estados Unidos obligó al ejército de Hussein a retirarse de Kuwait.
El dictador que fue representante del Partido Árabe Socialista y en 1975 fue condecorado por el dictador español Francisco Franco, fue impuesto presidente de la República de Irak en 1979 y se mantuvo en el poder 24 años. Su llegada a la presidencia, fue propiciada por la conveniente renuncia de Ahmed Hassan al-Bakr.
Según datos del portal BBC Mundo, su principal apoyo familiar fue su tío materno, Khairalah Tulfah. Fue con él que Hussein se trasladó a Bagdad e ingresó en el Partido del Renacimiento Árabe Socialista (Baas), de ideología laica, nacionalista y revolucionaria- en 1957 y, tras ser rechazado de la Academia Militar de Bagdad, comenzó a participar activamente en el Baas.

VOLVER