Seleccionar página

OCURRIÓ UN 21 DE ABRIL

OCURRIÓ UN 21 DE ABRIL
753 a.C:Se funda Roma.
El 21 de abril del 753 aC. se fundó a orillas del río Tiber una ciudad que dominó Europa durante siglos: Roma. Ciudad ubicada al sur de Europa, en la Península Itálica, fue antiguamente capital del Imperio Romano, y hoy es capital del moderno estado de Italia. Inicialmente la ciudad no tuvo gran importancia, era un puerto más de la ruta costera de la sal, pero bajo reyes de origen etrusco como Tarquinio el Soberbio, realizó campañas expansionistas que le permitieron controlar el Lacio (región de Italia Central). Durante el Siglo II aC. hubo un gran avance en el desarrollo de las ciudades romanas. Se construyeron los primeros acueductos dignos de este nombre (en Roma el tercer acueducto de la ciudad, y primero moderno, llamado Marcia, se construyó antes del 144 aC., y se efectuaron numerosas obras, como las cloacas de Roma, empedrados de calles, edificios, etc.
1790:Nace en Buenos Aires el almirante Manuel Blanco Encalada.
Héroe de la independencia, participó en Cancha Rayada, de donde logró salvar la artillería patriota, y en la batalla de Maipú, que dio libertad a Chile. Formó parte de la escuadra de ese país. Se destacó en la campaña libertadora del Perú y ayudó a rendir el Callao. En 1826 fue electo presidente de Chile.
Hijo del español Manuel Lorenzo Blanco Cicerón y de la chilena Mercedes Calvo de Encalada y Recabarren. Al pasar su infancia en Buenos Aires viajó a España donde en 1807 se incorporó a la Real Armada Española.​ Luchó en la guerra de independencia española y luego fue enviado a prestar sus servicios en el Perú, donde por desarrollar ideales independentistas fue enviado de regreso a España. Por medio de sus contactos logró ser posteriormente destinado a Montevideo, donde desertó de la marina española para unirse a los patriotas. En 1813 llegó a Chile para luchar por la guerra de independencia de este país, incorporándose a las incipientes fuerzas militares del período conocido como la Patria Vieja que serían finalmente derrotadas en 1814, siendo él confinado como reo en el archipiélago de Juan Fernández. Con el inicio en 1817 de la Patria Nueva es rescatado del archipiélago y se incorpora como oficial en el Ejército Unido Libertador de Chile, destacándose en las batallas decisivas para la emancipación chilena. En junio de 1818 colaboró con la organización de la marina chilena y se convirtió en su primer comandante general y jefe de la escuadra, logrando en la primera acción naval de su mando capturar un convoy español proveniente de Cádiz. En 1819 participó como segundo jefe de la escuadra chilena en la campaña del Pacífico al mando del marino británico Thomas Cochrane, y luego en 1822 se uniría por orden del gobierno chileno a las fuerzas libertadoras del Perú tomando el mando de la Marina de Guerra del Perú​ hasta principios de 1823 ya que luego fue designado ministro plenipotenciario del Perú en el Río de la Plata. Regresó a Chile en 1824 donde asumió un cargo en el ejército y luego tomó el mando de una división naval chilena para auxiliar al Perú, uniéndose con sus fuerzas navales a las de ese país y la Gran Colombia, y poniéndose él al mando de esta flota combinada para bloquear el Callao en 1825.​ A mediados de ese año se retiró del bloqueo con sus fuerzas para participar en la campaña de Chiloé bajo las órdenes del general Ramón Freire, quien logró tomar el último bastión realista en Chile.
En 1826, tras su exitosa actuación en la liberación de Chiloé, fue elegido interinamente como Presidente de la República de Chile, siendo la primera persona en ostentar dicho título, pero se mantuvo en ese cargo apenas dos meses y luego se alejó por un tiempo de toda actividad política o militar debido al ambiente conflictivo que imperaba en el país. Volvió a las labores militares en 1836, al estallar la guerra contra la Confederación Perú-Boliviana. Como general en jefe de la primera expedición militar de esta guerra firmó el Tratado de Paucarpata, que sería rechazado por el gobierno chileno y prolongaría la guerra hasta 1839.
Posteriormente hizo un viaje a gran parte de Europa, volviendo a Chile en 1846. Al año siguiente recibió el cargo de intendente de Valparaíso, y por segunda vez, el de comandante general de marina, desempeñando estos puestos con bastante esmero y de beneficio para el progreso estructural y urbanístico del puerto. En 1851, al estallar una revolución liberal en el país, sofocó un motín en Valparaíso ganándose de esa forma la gratitud del gobierno y siendo nombrado en 1853 diplomático en Francia. Permaneció en Europa hasta 1858 y a su regreso ocuparía algunos cargos honoríficos. En 1865, a causa de la guerra con España, prestó sus servicios como marino y se le confió el mando de la escuadra chileno-peruana.​ En 1868 realizó su última actividad pública, en la que se le otorgó el mando de una fuerza naval para repatriar los restos del general Bernardo O’Higgins que se encontraban sepultados en Lima. Falleció el 5 de septiembre de 1876 en la ciudad de Santiago a sus 86 años de edad.
1822:Se produce el combate de Río Bamba.
Menos de cien granaderos al mando de Juan Galo de Lavalle vencieron a más de 400 realistas.
La Batalla de Riobamba, o Batalla de Tapi, fue un enfrentamiento que se libró el 21 de abril de 1822 cerca de Riobamba (Ecuador) entre las fuerzas independentistas dirigidas por el militar venezolano Antonio José de Sucre y las fuerzas realistas comandadas por el coronel Nicolás López. En el combate jugó un papel preponderante la caballería de ambos ejércitos, destacando entre los patriotas la acción del comandante argentino Juan Lavalle al mando del batallón “Granaderos a Caballo de San Martín”, el coronel Tomás de Heres, con sus “Dragones Colombianos” y Diego Ibarra al mando del batallón “Yaguachi”. Los patriotas triunfaron en el encuentro y entraron en Riobamba.
1822:Nace en Montevideo, Uruguay, Torcuato de Alvear.
Fue el primer intendente de la ciudad de Buenos Aires. Durante su administración se abrió la Avenida de Mayo.
Torcuato Antonio de Alvear y Sáenz de la Quintanilla​ (Montevideo, Uruguay, 21 de abril de 1822 – Buenos Aires, Argentina, 8 de diciembre de 1890​) fue un político conservador argentino del siglo XIX, miembro de la familia Alvear, que fue presidente de la Comisión Municipal de la Ciudad de Buenos Aires, entre 1880 y 1883, y el primer Intendente municipal de la misma, entre 1883 y 1887.
Durante su gestión como primer Intendente de la Ciudad de Buenos Aires, Torcuato de Alvear obtuvo logros que justificaron su lugar fundacional en la historia municipal. Por una parte se destacó su “ejecutividad”, asociada a un gran impacto público: realizó en poco tiempo obras que afectaron de modo decisivo el centro de la ciudad, como la demolición de la Recova (símbolo por excelencia de la ciudad indiana y criolla) y la consiguiente unión de las plazas, creando un espacio público de escala monumental en el propio corazón urbano, estrategia que se completó más tarde con la apertura de la Avenida de Mayo. Por otra parte, consiguió instalar con algunas pocas obras y propuestas la idea de un plan orgánico de reforma de la ciudad, que luego solo cabría completar.
La acción reformista de Alvear fue en verdad limitada y terminó siendo más simbólica que real, como puede verse claramente en el proyecto de la Avenida de Mayo: En París, los bulevares de Haussman (figura con la que siempre se identificó a Alvear) abrían vías de comunicación entre la abigarrada masividad tradicional conectando puntos neurálgicos para el funcionamiento de la ciudad en su sentido capitalista de aparato productivo, en cambio, la Avenida de Mayo sólo se limitaría a reforzar la ortogonalidad existente para brindarle una salida desde la Plaza de Mayo hasta el límite de la ciudad consolidada, en la Plaza Lorea (hoy Plaza del Congreso), en el eje de las avenidas Entre Ríos-Callao. Ni siquiera estaba contemplado el eje cívico monumental que luego se constituyó, ya que la decisión de instalar el edificio del Congreso de la Nación Argentina como remate de la Avenida fue posterior a su realización. Sin embargo, el reclamo de Alvear por una más amplia ley de expropiaciones y sus protestas contra la burguesía porteña que se oponía a la realización del proyecto, lo convirtieron en el fundador de la imagen identificada con el intendente reformista. El conflicto de las expropiaciones puso en escena la capacidad de la clase dirigente conservadora por imponer un orden que se asociaba a la idea de una ciudad moderna, donde la propiedad privada podía ser intervenida en nombre del “bien público”.
1836:Se libró Batalla de San Jacinto.
La Batalla de San Jacinto se desencadenó el 21 de abril del año 1836, y fue el enfrentamiento decisivo de la lucha de independencia de Texas. Bajo el mando del general Samuel Houston, el ejército de la República de Texas enfrentó al ejército de México, dirigido por el entonces presidente mexicano Antonio López de Santa Anna. Para el combate, los texanos contaron con un total de 800 hombres y los mexicanos con 1.400 esta diferencia influyó en la victoria de los mexicanos. Por parte de los texanos hubo un total de 120 combatientes muertos y 40 heridos. De los mexicanos que perdieron la vida en la lucha se contabilizó un total de 630 y 208 heridos. El General y Presidente fue capturado tras la batalla. Luego de la conclusión de la guerra, se formalizó la República de Texas, que fue reconocida por el gobierno mexicano. Los Estados Unidos se anexó Texas en 1845, y las reclamaciones de ambas partes no quedaron finiquitadas hasta la intervención estadounidense entre 1846-1848.
1863:Nace el doctor Ricardo Camilo Aldao.
Doctorado en derecho, se desempeñó en misiones diplomáticas de envergadura.
Hombres que con su invalorable aporte permitieron que grandes instituciones crezcan en lugares o épocas difíciles.
Una de ellas es el Club de Gimnasia y Esgrima, creado el 11 de noviembre de 1880 por un grupo de deportistas, entre los que se destacó el Dr. Ricardo Camilo Aldao, presidente de la entidad durante cuarenta fructíferos años.
Gimnasia y Esgrima fue la cuna de grandes campeones y también de notables dirigentes, entre los que el Dr. Aldao sobresalió por su amplia visión política. Nacido en Rosario el 21 de abril de 1863, cursó los estudios primarios en el Colegio de la Inmaculada Concepción, de Santa Fe, y el bachillerato en el Colegio Nacional, de Rosario. Con sólo 20 años, el 24 de mayo de 1883, recibió sus diplomas de abogado y doctor en jurisprudencia.
Incursionó en la política y fue elegido diputado en la Legislatura de La Plata, presidente del Banco de la Provincia de Buenos Aires y ministro de Hacienda en el gobierno del Dr. Paz. Los conocimientos y la experiencia acreditada por Aldao en esas funciones, los empleó en su querido club, a partir de 1907.
Pero el Dr. Aldao, un verdadero caballero, fue presidente de otras instituciones: la Comisión Organizadora de los Juegos Olímpicos del Centenario de 1910, el Tiro Federal Argentino, el Aeroclub, la Federación Argentina de Esgrima y la Confederación Argentina de Deportes.
En 1942 pasó a albergarse en Gimnasia. En 1947, renunció a la presidencia frente a la perspectiva de que el gobierno intentara apropiarse de la conducción del club. El Dr. Ricardo Camilo Aldao falleció el 12 de julio de 1956 y sus restos descansan en el cementerio de San Isidro.
1880:Los restos del general José de San Martín partieron del puerto del Havre, Francia, rumbo a la Argentina.
Al morir el 28 de febrero de 1875 Mercedes San Martín, hija del general y esposa de Mariano Balcarce, ministro argentino en París, quien se había opuesto a separarse de los restos de su padre mientras viviera en Francia, se activaron los proyectos en tal sentido. El 11 de abril de 1877 el Presidente Nicolás Avellaneda firmó el decreto creando una comisión encargada de restituir los restos del Libertador, la cual se constituyó el 24 de abril y estuvo presidida por el vicepresidente de la nación, Mariano Acosta, e integrada inicialmente por el presidente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación Argentina Salvador María del Carril, el presidente de la Municipalidad de Buenos Aires Enrique Perisena, el general Julio de Vedia, Antonio Malaver, el secretario del Senado de la Nación Argentina Carlos María Saravia, el secretario de la Suprema Corte de Justicia de la Provincia de Buenos Aires Aurelio Prado y Rojas.
Para cubrir los gastos, la Comisión de Repatriación obtuvo $ 1.400.000 (unos $f 56000), más de la mitad por colecta popular. Las gestiones y preparativos consumieron los siguiente dos años, hasta que a fines de 1879 todo estuvo preparado para la repatriación.
Un tren expreso dispuesto a efectos de transportar desde París a Le Havre a la comitiva e invitados a la ceremonia, dejó a las 9 de la mañana la estación Saint Lazare del Ferrocarril del Oeste. La comitiva incluía a los ministros Mariano Balcarce, Manuel Rafael García Aguirre, Emilio de Alvear, Manuel del Carril, Fernando Gutiérrez de Estrada (esposo de la nieta de San Martín) a la comisión de repatriación presidida por Mariano Acosta,​ numerosos argentinos y americanos residentes en París, los ministros José María Torres Caicedo (El Salvador), Toribio Sanz (Perú), Andrés de Santa María (Colombia), José María de Rojas (Venezuela), Miguel de Francisco Martín (Guatemala), coronel Juan José Díaz (Uruguay).
La comitiva llegó a las 14 a la estación de Le Havre donde fueron recibidos por el estado mayor del Villarino y las autoridades del Havre y trasladados a la Iglesia de Nuestra Señora, catedral del Havre, donde esperaban los restos del Libertador y representantes del gobierno francés y sus fuerzas armadas, así como autoridades municipales y cuerpo consular. La ceremonia era acompañada por el batallón N° 119 de Infantería de línea. Tras la ceremonia religiosa y el responso del cura Duval, canónigo de la Catedral, el cortejo marchó precedido y flanqueado por el batallón rumbo al Bassin du Roi.​
Allí fue recibido a bordo con discursos de los Ministros Mariano Balcarce, Manuel R. García Aguirre y Emilio Alvear. Como expresó el ministro García Aguirre en su discurso a bordo del Villarino, sus tripulantes eran
“los primeros que conducís a través del Océano, un bajel de nuestra armada, desde la Europa; él va cargado con el depósito más valioso que ninguno condujera al suelo argentino. Grande es vuestra responsabilidad. Cuando lo entreguéis a nuestros compatriotas, os ruego unais vuestros votos a los mios, para desear que mientras guardemos esas reliquias no se despierten en la república los odios y pasiones que tanto han retardado su engrandecimiento”
Finalizada la ceremonia y ubicado el féretro, tras la partida de los visitantes se embarcaron cajones conteniendo las piezas del monumento a San Martín construido por el escultor parisino Louis-Robert Carrier-Belleuse,​ destinado a la Catedral Metropolitana de Buenos Aires.
Acompañado por una salva de 21 cañonazos de la batería de la plaza dejó el puerto el 21 de abril a las 9 de la mañana y arribó en São Vicente el 27 de abril sin inconvenientes y manteniendo una velocidad de crucero de 11 nudos. Allí se llenaron las carboneras, que tenían una capacidad de 110 t, y se recibió al presidente de la municipalidad Da Ferro, quien también oficiaba como vice cónsul argentino.
El 2 de mayo a las 14 horas zarpó nuevamente y efectuó el viaje sin más incidente que una fuerte tormenta que se desató el 13 a la noche a la altura del Cabo de Santa Marta, pudiendo mantener durante los dos días que duró una velocidad constante de entre 5 y 7 nudos.
Arribó a Montevideo a las 18 horas del 17 de mayo de 1880. A pedido del gobierno del Uruguay presidido por Francisco Antonino Vidal Silva se desembarcó el féretro rindiéndosele honores en la Catedral de Montevideo.
Dado que no se esperaba arribase en solo 24 días, y en razón de la situación que se vivía en la ciudad de Buenos Aires, donde el gobierno de la provincia de Buenos Aires, encabezado por Carlos Tejedor y el de la nación (Nicolás Avellaneda) se hallaban en preparativos de guerra, el Villarino debió permanecer una semana en Montevideo mientras se completaban los preparativos en la capital. Una comisión nombrada el 19 de mayo y compuesta por los generales Juan Esteban Pedernera, José María Bustillo y Luis María Campos, los coroneles José Murature, Joaquín Viejobueno, Eduardo Escola y Martín Guerrico se trasladó a Montevideo para recibir los restos, acompañados por los cadetes y aspirantes de los colegios militar y naval.
El 24 al mediodía se dirigió a Buenos Aires escoltado por el monitor Los Andes y las cañoneras Uruguay y República.
El 28 de mayo fondeó finalmente en la rada interior del puerto. Partiendo del muelle de Catalinas, los miembros de la Comisión de Repatriación, presidida por Mariano Acosta, se dirigieron en la lancha Talita hasta el Villarino. Colocado el féretro en la falúa del Villarino, fue trasladado a la Talita saludado por salvas de artillería de todos los buques reunidos en el puerto
Tras el discurso del expresidente Domingo Faustino Sarmiento, los restos del Libertador fueron trasladados a la Plaza San Martín y recibidos por el presidente Nicolás Avellaneda, quien inició su homenaje con la frase de Quintiliano “Pocas palabras ante tan magno hecho“.
1914:Marines estadounidenses ocupan Veracruz, México.
La ocupación estadounidense de Veracruz de 1914 tuvo el propósito de evitar la llegada de un gran cargamento de armas a manos del ejército federal mexicano y así apoyar a las fuerzas constitucionalistas de Venustiano Carranza, en su lucha revolucionaria. Ocurrió pocos días después del llamado incidente de Tampico del 9 de abril de 1914 por el cual el gobierno estadounidense “se sintió ofendido” por el gobierno de Victoriano Huerta. La “ocupación” se inició con la toma del puerto de Veracruz el 21 de abril de 1914 y culminó con la salida de las tropas extranjeras el 23 de noviembre del mismo año.
En 1914 estaban en crisis las relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y México, y daba inicio una nueva fase en la Revolución mexicana. Varias facciones se oponían al gobierno de Victoriano Huerta, quien había subido al poder apoyado por el llamado Pacto de la Embajada, que había sido promovido por el embajador estadounidense Henry Lane Wilson.
A la llegada de Woodrow Wilson a la presidencia, Estados Unidos retiró a su embajador y desconoció al gobierno huertista, favoreciendo a la lucha revolucionaria. Sin mediar declaración de guerra de Estados Unidos al gobierno mexicano, la batalla por el puerto comenzó el 21 de abril de 1914, con tropas estadounidenses (marinos e infantes de marina) ocupando la aduana y otros edificios de importancia estratégica. Las tropas del ejército mexicano, bajo el mando del comandante militar de la plaza, el general Gustavo Adolfo Maass Águila, se retiraron del lugar por mandato del presidente Huerta.
Por otro lado, tras la sorpresiva invasión de tropas extranjeras, hubo una muy desigual y poco efectiva defensa integrada por un centenar de soldados del ejército federal, varios centenares de voluntarios civiles, algunos presos liberados de las cárceles (“rayados”), y un centenar de cadetes de la Escuela Naval Militar. La batalla duró solo un par de días. Para el día 30 de abril, las tropas de la marina estadounidense, que habían capturado el puerto, fueron reemplazadas por el ejército, que se encargó de mantener la ocupación durante casi siete meses. No fue sino hasta el 23 de noviembre que el ejército estadounidense se retiró, entregando el puerto al general Cándido Aguilar quien representaba al ejército constitucionalista de Venustiano Carranza.
1948:Muere en Buenos Aires Carlos López Buchardo.
Destacado compositor argentino, fue el autor de «Cinco canciones argentinas», «Día de fiesta», y «Canción del Carretero». Fue uno de los fundadores y el primer director del Conservatorio Nacional de Música y Arte Escénico. Había nacido en Buenos Aires el 12 de octubre de 1881.
Estudió primero composición en Buenos Aires con Constantino Gaito, y siguió más adelante su formación en París con Albert Roussel. A su vuelta a Argentina, López Buchardo contribuyó mucho para establecer las instituciones que dieron vida musical a su país: fue, durante 32 años, presidente de la Asociación Wagneriana, creada en 1912. En 1932 creó la Escuela Superior de Bellas Artes de la Universidad Nacional de La Plata.
Integró el directorio del Teatro Colón, y en 1936 fue nombrado miembro de número de la Academia Nacional de Bellas Artes.​En 1924, el Gobierno Nacional le encomendó la creación y dirección del Conservatorio Nacional de Música y Arte Escénico. Lopéz Buchardo lo dirigió hasta su muerte en 1948.​
Su catálogo vocal incluye óperas, misas, comedias musicales y unas cincuenta canciones.​ Su obra eludió las grandes estructuras formales y la elocuencia sinfónica a excepción de la única obra para gran orquesta que llegó a escribir, “Escenas argentinas” que se estrenó en 1922 en el Teatro Colón con la Filarmónica de Viena.
1960:Se inaugura Brasilia,
Se inaugura la ciudad de Brasilia, nueva sede del gobierno federal brasileño. Proyectada por los arquitectos Juscelino Kukitschek y Oscar Niemeyer, la nueva capital del país reemplazó a Río de Janeiro como centro de la vida política. Se trata de una de los proyectos de ingeniería mas ambiciosos de la historia mundial. Se trataba de crear una ciudad en donde antes apenas había pantanos remotos. Desde el punto de vista político, se apuntaba a volcar el eje de desarrollo desde la costa carioca al interior para federalizar el sistema administrativo nacional. El proyecto fue concebido para reflejar la fe de Brasil en el futuro, idea que se vio plasmada en edificaciones vanguardistas y diseños urbanos de avanzada. La construcción comenzó en 1956 y en apenas cuatro años comenzaron a habilitarse las primeras edificaciones. Actualmente Brasilia es hogar de 600.000 personas y desde 1987 fue declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO.
1984:Muere en Córdoba Manuel Mujica Láinez.
Manuel Bernabé Mujica Láinez (Buenos Aires, 11 de septiembre de 1910 – La Cumbre, Córdoba, 21 de abril de 1984) fue un escritor, crítico de arte y periodista argentino. Era conocido en el ambiente literario porteño con el sobrenombre «Manucho».
Es reconocido por su ciclo de novelas históricas denominada “La Saga Porteña” conformada por Los ídolos (1953), La casa (1954), Los viajeros (1955) e Invitados en El Paraíso (1957), además de su ciclo de novelas históricas-fantásticas constituidas por Bomarzo (1962), El unicornio (1965) y El laberinto (1974). Es célebre por sus dos primeros libros de cuentos reunidos en Aquí vivieron (1949) y Misteriosa Buenos Aires (1950).
Su novela El laberinto (1974) es considerada como una de las últimas novelas pertenecientes al realismo mágico en el continente.​
Recibió a lo largo de su vida numerosas distinciones y premios entre los que se destacan la distinción de Oficial de la Orden de las Artes y las Letras (1964),​ la distinción de Comendador de la Orden de Mérito (1967) ofrecida por el gobierno italiano y la Legión de Honor del Gobierno de Francia (1982). En 1964 recibe el Premio John F. Kennedy por su novela Bomarzo compartido con Julio Cortázar por su novela Rayuela.
Manuel Mujica Láinez “Manucho” nació en Buenos Aires el 11 de septiembre de 1910, en una familia de orígenes aristocráticos y emparentada con las familias patricias y fundadoras de la Argentina. Era hijo de Manuel Mujica Farías y Lucía Láinez Varela.​
Su madre, que dominaba el idioma francés, escribía obras de teatro. Por eso Manuel tuvo sus comienzos literarios a los seis años escribiendo una obra de teatro. El padre era un hombre que “fue una especie de solterón siempre”; según el mismo “Manucho” pudiera haber sido su abuelo y era un adinerado “clubman”, ya que fue su padre cuando tenía 36 años siendo mucho mayor de edad que la madre.​
Su abuelo paterno era Eleuterio Santos Mujica y Covarrubias —un descendiente de Juan de Garay, quien fuera gobernador de Nueva Andalucía del Río de la Plata desde 1578 hasta 1583 y fundador de las ciudades de Santa Fe en 1573 y Buenos Aires en 1580— que le inculcó el amor a la tierra natal. El abuelo materno era Bernabé Láinez Cané, quien le transmitió el gusto por la literatura. La abuela materna era Justa Varela, una sobrina de Juan Cruz y Florencio Varela.​
La infancia de Manuel Mujica Láinez estuvo muy influida por un accidente que sufrió: siendo muy niño cayó sobre una cacerola con agua hirviendo, por lo cual se quemó gran parte de su cuerpo, y durante su convalecencia sus parientas para consolarlo le contaban cuentos, muchos de ellos basados en anécdotas reales de la historia argentina. De esta manera sus cuatro tías le influyeron mucho y siempre las recordó con mucho afecto; por ejemplo, Ana María Láinez le influyó con su orientalismo, relatándole creencias de Asia. También fue muy influyente su abuela materna. Tenía un hermano que tras criarse en París se dedicó a ser periodista en Estados Unidos.​
En 1923 su familia se trasladó a Europa, una costumbre habitual de la clase alta de la época. Residieron primero en París], donde estudió en la École Descartes,​ y posteriormente en Londres, donde continuó su formación con un tutor, Mr. White. Regresó a su país natal en el año 1928 junto con su hermano menor y su padre, y terminó sus estudios en el Colegio Nacional de San Isidro.​ Por insistencia de su familia, comenzó la carrera de Derecho, pero abandonó ese mismo año.
En 1969 se jubiló de su empleo en La Nación, vendió su casa del barrio de Belgrano, donde vivía desde 1936,​ y se trasladó con su familia a una casona de estilo colonial ubicada en la zona de Cruz Chica, a unos 3 kilómetros del centro de La Cumbre, Córdoba, llamada “El Paraíso”, diseñada por León Dourge y edificada en 1915.​ Ya instalado allí, escribió la novela Cecil (1972), relato autobiográfico narrado por su perro, el whippet Cecil.
Posteriormente publicó El viaje de los siete demonios (1974), novela de tema esotérico (Mujica Láinez era un gran aficionado a las ciencias ocultas, y se sabe que en su biblioteca poseía algunos antiguos libros de demonología, los cuales aún se conservan), y una serie de novelas (SergioLos cisnesEl Gran Teatro) que retoman el ambiente aristocrático porteño de sus primeras obras.
Su última novela, El escarabajo (1982), cierra el ciclo de novelas históricas. Recurriendo a un procedimiento ya usado con anterioridad, la novela es protagonizada por un anillo egipcio que, hundido en el fondo del mar, cuenta su vida y la de sus posesores, desde la reina Nefertari hasta una millonaria estadounidense, pasando por la mano de uno de los asesinos de Julio César o la de Miguel Ángel, entre otros. Su último libro de cuentos, Un novelista en el Museo del Prado (1984), retoma a su vez tópicos fantásticos: los cuadros del museo de Madrid cobran vida durante la noche.
Falleció en su casa el 21 de abril de 1984, a los 73 años de edad, a causa de un edema pulmonar, y fue sepultado en el cementerio de la cercana localidad de Los Cocos. Dejó inconclusa una novela, Los libros del sur, en la que se encontraba trabajando al momento de su deceso.​
Desde 1987 funciona en esa casa un museo dedicado a su vida y obra, que conserva tanto la biblioteca (diezmada durante gestiones anteriores, durante las que desaparecieron alrededor de veinte mil volúmenes y terminó en una causa judicial) como el mobiliario y diversos objetos que fue adquiriendo en sus viajes.
En julio de 2014 la Fundación Mujica Láinez (presidida por la hija del escritor) anunció el inminente cierre del Museo por falta de recursos para mantenerlo,​ ante lo cual la ministra de Cultura Teresa Parodi manifestó su intención de otorgar un subsidio mensual a la institución, subsidio que jamás llegó a materializarse por desavenencias entre las partes, mientras que en el Congreso se presentó un proyecto para declararlo Monumento Histórico Nacional, algo que finalmente se realizó en parte, declarando el inmueble como Patrimonio Histórico Nacional, pero sin llegar a recibir ningún tipo de ayuda económica.​ En septiembre de 2016, Ana Mujica se reunió con el Ministro de Cultura, Pablo Avelluto; aunque hubo acuerdos de colaboración, no se concretó ninguna ayuda. A marzo de 2017, la situación seguía siendo precaria, debido a dificultades burocráticas y desinterés del gobierno provincial.
1993:Un plebiscito convocado en Brasil para decidir respecto al régimen político confirma la república presidencialista.
Un plebiscito constitucional fue realizado en Brasil el 21 de abril de 1993 tras la restauración de la democracia y la redacción de una nueva constitución por la Asamblea Constituyente. En el proceso los brasileños escogieron entre dos posibles formas de gobierno; la monarquía o la república y el sistema presidencialista o parlamentarista. El referéndum fue regulado por la ley federal 8.624.​
Brasil contó con una monarquía durante un período de su historia, el Imperio de Brasil cuyo último emperador fue Pedro II. La monarquía fue abolida en 1889. El diputado federal Antônio Henrique Bittencourt da Cunha Bueno, monarquista y miembro del conservador Partido Social Demócrata propuso la restauración de la monarquía ante el Congreso argumentando que la deposición del monarca no se hizo por medios democráticos sino por un golpe de estado. Bueno formó el Movimiento Monárquico Parlamentario para hacer campaña a favor de la monarquía
Los monarquistas organizaron una intensa campaña a favor de restaurar la monarquía y situar en el trono brasileño al heredero de la Casa de Braganza. El principal argumento de los monarquistas era que un rey podía ser el jefe de Estado del país sin estar sometido a los intereses políticos de los partidos, siendo una figura neutral, así como aseguraban que 100 años de república no habían funcionado debido a las múltiples dictaduras, golpes de estado y demás situaciones conflictivas de la política brasileña.​ Por otro lado los principales partidos políticos; PT, PFL, PMDB, PTB y PSDB se unieron en el llamado Frente Presidencial para llamar a votar por la república. El lema de los monarquistas era “Vote por el rey” (Vote no rei!).​
No obstante a pesar de su llamativa campaña, los brasileños votaron mayoritariamente por la república (86% a favor frente a 13% a favor de la monarquía) y por el sistema presidencialista (69% sobre 30% a favor del parlamentarista)
.
1994:Muere en Buenos Aires Raúl Soldi.
Raúl Soldi (Buenos Aires; 27 de marzo de 1905 – Ibídem; 21 de abril de 1994) fue un artista plástico argentino de reconocida trayectoria internacional.
Inició sus estudios de arte en la Academia Nacional de Bellas Artes, donde más adelante fue designado miembro de número.​
En el año 1921 viajó a Europa y vivió en Alemania hasta 1923, año en que se trasladó a Italia, ingresando en la Academia de Brera (Milán) donde permaneció hasta el año 1932. En Italia se relaciona con un grupo de artistas de vanguardia. En 1933 regresa a Argentina y es becado por la Comisión Nacional de Cultura y recorre Estados Unidos, donde trabaja como escenógrafo en Hollywood.
Desde 1930 presenta obras en el Salón Nacional de Cultura y en diversos salones provinciales, en la Exposición Internacional de París de 1937, en Nueva York (1941-1943) y, tras el reconocimiento logrado, a partir de 1934 comienzan sus muestras individuales.
Los temas que trató son variados: paisajes, retratos, temas relativos al teatro y al circo, naturalezas muertas, etcétera. Ilustró también libros de poesía.
Entre sus obras figura una gran pintura ubicada en la Basílica de la Anunciación en la ciudad de Nazareth, la cual se trata de un mural inspirado en el milagro de la Virgen de Luján.
Los Museos Vaticanos en Roma incorporaron en 1987 una obra suya titulada “La Virgen y el Niño”: con esta última suman dos los cuadros de Soldi que posee la Santa Sede; la anterior se titula “Santa Ana y la Virgen Niña”.
Una de sus obras más notables es la secuencia de frescos pintados en la Iglesia de Santa Ana de la localidad bonaerense de Glew, a la que dedicó casi treinta veranos.
A partir de ese último año hasta la fecha de su fallecimiento, realizó varias exposiciones, la más destacada en el Museo Nacional de Arte Decorativo. La Galería de Arte Moderno de Milán incorpora a su colección un autorretrato.
En 1989, creó el mosaico Camerata Bariloche, para el Museo del Parque de Portofino, Italia.
Participó en 1993, un año antes de su fallecimiento, de una gran muestra que se realizó en el Palais de Glace Expuso allí parte de su obra, convocando a miles de visitantes que disfrutaron de las obras del pintor.
En la Obra del Padre Mario Pantaleo en González Catán, provincia de Buenos Aires, se exhibe una serie de obras pintadas especialmente por él para la Capilla Cristo Caminante: dos ángeles y una imagen de Nuestra Señora del Hogar.
1997:Primer funeral espacial.
EL 21de Abril de 1997, se llevó a cabo el primer funeral espacial cuando un cohete se dirigió hacia el espacio, llevando las cenizas de Timothy Leary, del creador de Star Trek Gene Roddeneberry, del físico y activista espacial Gerard O´Neill, entre otros. Esta colección de intelectuales fueron cremados en la tierra previamente al viaje y una pequeña parte de sus cenizas fueron lanzadas a través de la atmósfera. El cilindro que contenía los restos aparentemente estuvo en la órbita de la tierra por cinco años.

VOLVER