Seleccionar página

‘Lupin’: la temporada 2 de la serie de Netflix sube el nivel para el esperado enfrentamiento entre Assane y Pellegrini

Estoy seguro de que ni siquiera Netflix confiaba en que ‘Lupin’ fuera a convertirse en un fenómeno mundial como ha acabado siendo. Es cierto que Omar Sy era un actor con cierta proyección internacional, pero de ahí a arrasar hasta el punto de superar las cifras de ‘Gambito de dama’ y ‘Los Bridgerton’ hay un trecho importante.

Además, sus seguidores no han tenido que esperar demasiado para poder ver la Parte 2 que llega a Netflix este viernes 11 de junio. Otros cinco episodios más que llegan con la promesa de servir para dar cierre a la historia de orígenes de su protagonista y a su venganza contra Pellegrini. Eso lleva a que la intensidad aumente de forma notable, sin que eso suponga sacrificar en ningún momento su faceta de gran entretenimiento.

Ya en la primera parte de ‘Lupin’ quedaba claro que la serie exigía cierta ingenuidad por parte del espectador para poder creerse y disfrutar de las peculiares habilidades de Assane Diop. Eso es algo en lo que se reincide aquí, siendo especialmente llamativo en el último episodio, lo que llevará a que algunos desconecten por la imposibilidad de que esto suceda o esa persona reaccione de esa manera.

A fin de cuentas, el personaje interpretado por Sy tiene mucho de ilusionista y algunos de sus trucos requieren de una actitud hasta cierto punto ingenua del espectador. No es algo que suceda con todo lo que hace, pero lo que ayuda a que Diop sea un personaje especial depende de dejar el cinismo a un lado y aceptar que estamos ante un relato tramposo por su propia naturaleza.

Esta Parte 2 no es ajena a ello, empezando por la forma de solucionar todo lo relacionado con el secuestro de Raoul y extendiéndose de forma más o menos pronunciada en todos los pasos que va dando su protagonista para hacer justicia. Aquí no importa tanto la empatía que tengamos con él como la predisposición que mostremos a dejarnos llevar.

Para potenciar eso, George McKay, showrunner de ‘Lupin’, opta por un enfoque más directo e intenso que en todo momento da la sensación de estar encaminado a acercarse cada vez más a Pellegrini, incluso cuando surge algún contratiempo imprevisto. Ese ayuda a que el espectador se sumerja más en el juego que propone la serie, ya que las desventuras de Diop tienen más nervio, transmitiendo así mejor que hay algo realmente en juego y que el chicle no se va a estirar sin necesidad.

En resumidas cuentas

La serie de Netflix ha subido el nivel respecto a la primera tanda de episodios para completar la primera etapa en la historia de Assane Diop. Habrá que ver cuál es el camino a seguir a partir de ahora, pero que sigan contando conmigo para verlo.