Seleccionar página

Llega “Ecos de un crimen”, la primera avant premiere de 2022 de Cinemacenter y Radio Brisas

Diego Peretti: «Un producto es bueno cuando combina lo artístico y lo popular»

El reconocido actor protagoniza “Ecos de un crimen”, un thriller en el que se pone en la piel de un oscuro escritor. Con una continuidad laboral que no conoce baches, confía más en el rigor que en la suerte, descree de las propuestas elitistas y reivindica la experiencia inigualable de ir al cine.

Es parte de un grupo selecto de actores argentinos que se plantan en la arena del entretenimiento como portadores de una alquimia singular: la que combina el talento con la admiración y el cariño de la gente. Según las canas que se peinen, muchos podrán recordar el asombro de haber descubierto a Diego Peretti como “el Tarta” de Poliladron. Más de 25 años después, Peretti es uno de los actores más convocados y convocantes del cine, el teatro, la pantalla chica y el planeta streaming. Del drama a la comedia pasando por todos los estadíos intermedios, ningún género le es ajeno. “Supongo que me llaman porque hago bien las cosas, no tengo otra forma de pensar”, sintetiza con austeridad. Pero luego agrega: “Yo me siento cómodo cuando un guión es bueno, nada más. Después si es tragedia, parodia, o suspenso, mientras esté bien hecho y los que trabajan lo hagan con una concepción de equipo, yo ya estoy”.                 

Este jueves, el público podrá descubrir a Peretti en Ecos de un crimen, un thriller con dirección de Cristian Bernard que el actor protagoniza. Lo acompañan Julieta Cardinali, Carola Reyna, Carla Quevedo y Diego Cremonesi. Con la producción de Warner Bros y HBO Max, se trata de un film que al estilo del cine industrial estadounidense responde al género en todas sus aristas. El personaje central es un escritor de best sellers policiales llamado Julián Lemar (Peretti), quien creó una saga con un oscuro protagonista al que los lectores siguen con devoción. Urgido por producir una próxima entrega, Lemar se retira a una casa en el medio del campo en la que sucederán una serie de acontecimientos de diversa índole. “Julián es un personaje muy presionado por la necesidad de mantener un éxito literario, y tiene el antecedente de haber sufrido un colapso nervioso. Va a descansar a esa casa con su familia y creo que cuando llega, reiterando una situación que ya vivió, se da cuenta de que no puede salir de un círculo vicioso. Esa sería la esencia de la historia: el nacimiento de una mente dispuesta al mal”, adelanta el actor.