Seleccionar página

Jean Paul Sartre en un nuevo aniversario de muerte

15 de abril de 1980 el mundo de la literatura debió lamentar una triste pérdida: la del icónico existencialista Jean Paul Sartre, filósofo, dramaturgo, novelista y periodista francés.

A causa de un edema pulmonar, Sartre falleció a los 74 años en el hospital Broussais, en París, producto de una severa complicación cardíaca, donde había sido internado unos 20 días antes. Previo a su ingreso al centro de salud, Sartre había perdido la visión, vivía en condiciones precarias y su estado físico general se degradó progresivamente. Sin embargo, su estado psíquico y facultades mentales nunca cambiaron.

La publicación de su último libro, a través del semanario “Le Nouvel Observateur” coincidió con su internación hospitalaria. En ese material aparece un vasto diálogo con sus colaboradores, mientras revisaba las distintas etapas de su pensamiento y acción a lo largo de su vida.

Allí figuran episodios memorables: su historia de amor con Simone de Beauvoir, el desarrollo del existencialismo y anécdotas que demuestran su carácter, ideología y personalidad.

La rebeldía de Sartre y su anécdota con el Premio Nobel de Literatura

La Academia Sueca tuvo la intención de homenajear a Jean Paul Sartre por “su estilo imaginativo y espíritu de independencia y libertad en la lucha por alcanzar la verdad”, el 22 de octubre de 1964.

Sin embargo, esa tenacidad e independencia son algunas de las cualidades que lo llevaron a rechazar el premio. Sartre, además, ya lo había previsto; y por ello había redactado una carta que recitaba lo siguiente:

“Por razones que me son personales y por otras que son más objetivas, no quiero figurar en la lista de posibles laureados y ni puedo ni quiero, ni en 1964 ni después, aceptar esta distinción honorífica”.

Y es que Sartre consideraba que aceptar ese premio lo vincularía estrechamente a uno de los dos bloques de la Guerra Fría, cuando su trabajo intelectual se basaba justamente en el entendimiento entre ambos. Además, como activista político socialista, acompañó esta decisión con la frase:

“La única batalla posible hoy en el frente cultural es la batalla por la coexistencia pacífica entre las dos culturas, la del Este y la del Oeste”.

Y también se cruzaron otros factores personales que expresó en declaraciones como la siguiente:

“Un escritor que adopte posiciones políticas, sociales o literarias debe actuar solo con sus propios medios, esto es, el mundo escrito. Todos los honores que pueda recibir exponen a sus lectores a una presión que no considero deseable”.

El existencialismo de Jean Paul Sartre: una ideología en común con Simone de Beauvoir

“El ser humano es el único que no solo es tal como se concibe, sino tal como él se quiere, y como se concibe después de la existencia, como se quiere después de este impulso hacia la existencia; el hombre no es otra cosa que lo que él se hace. Éste es el principio del existencialismo”.

Así da inicio Sartre a su teoría con uno de sus postulados más exigentes. El existencialismo es una ideología, una filosofía de vida que compartió con su gran amor, la escritora Simone de Beauvoir, autora de obras clásicas como “La mujer rota”.

En su universo conceptual, el hombre y la mujer son lo que deciden ser y guían el rumbo de sus vidas, dejan de ser consideradas “partes de un todo”, para constituirse como integraciones libres en sí mismas, adoptando la propia existencia.

En una conferencia que luego se transcribió y se convirtió en el libro “El existencialismo es un humanismo”, Sartre explica y desarrolla en profundidad todos los principios que componen su manifiesto.